Hace seis días, todo era algarabía en Rayados. Acababan de ganar su quinta Liga de Campeones de la Concacaf, y por ende, su quinto boleto al Mundial de Clubes.

Hoy, el panorama luce como hace siete: oscuro y desalentador.

Esto porque, antes de disputarse la final de Concachampions ante América, octubre habría traído al seno albiazul el panorama más terrorífico con cuatro derrotas a cuestas, y cada vez más se perdían las esperanzas.

Y el pasado fin de semana, después de la fiesta, vino de nuevo la calma, la incertidumbre y la zozobra, pues el equipo no camina en el Grita México.

Panorama más desalentador que esperanzador

En la esperanza, Monterrey tiene remotas posibilidades de avanzar a la Liguilla de manera directa, pero para ello tiene que esperar a que esta noche, León y Cruz Azul empaten su partido. Si hay ganador, Monterrey se queda sin pase directo.

Esto porque si empatan, ambos equipos, al igual que Toluca, quedan al alcance del Monterrey para la fecha 17, aunque para ello, Cuz Azul, León y Toluca deban perder sus partidos ante Pumas, Necaxa y Puebla, de manera respectiva, y que Monterrey venza al América, lo cual se antoja imposible.

Por el contrario, si vemos hacia abajo, Monterrey está más cerca de quedarse sin repesca, que de pelear por un boleto directo.

Monterrey, si gana al América, tiene esperanzas de calificar de manera directa si se combinan los resultados ya mencionados. Si empata, asegura repesca, pues los cruces de los duelos Santos-San Luis y Mazatlán-Chivas le ayudan a ello, y si pierden, todavía puede calificar si no se combinan resultados.

Si esta noche San Luis gana, se empieza a escribir una negra historia. Y si mañana Santos gana a Pumas, el panorama se esclarece un poco, pues para descalificar a Rayados, Pumas tendría que ganar 7-0 en la fecha 17 ante Cruz Azul.

Por el contrario, si Pumas y Santos empatan, entonces Monterrey estaría en la línea de fuego, pues perdiendo en la fecha 17, podría quedar sin repechaje si en ella ganan Puebla, Pumas y Necaxa, si Santos y San Luis empatan, y si el juego Mazatlán-Chivas arroja vencedor.

De esta forma, Monterrey, que aún aspira a un pase directo, lejos de ello podría quedarse sin repechaje, pero eso sí, muy, pero muy campeón de la Concacaf, a la que representará en el Mundial de Clubes.