De acuerdo con un reportaje publicado por Milenio, este grupo criminal se expandió nacional e internacionalmente, además, de ampliar su poder armamentístico.

Información obtenida por el medio señala que de las 3 mil 476 personas vinculadas a cárteles de la droga durante el sexenio anterior, solamente 225 fueron contra integrantes del CJNG.

Además, el Cártel de Sinaloa tuvo 219 personas vinculadas y la Familia Michoacana tuvo 189; en contraste, Los Zetas tuvieron mil 099 detenciones; le sigue el Cártel del Golfo con 893, Los Caballeros Templarios con 493 y Los Beltrán Leyva con 344.

El grupo encabezado por El Mencho, surgió como brazo armado del Cártel de Sinaloa, pero en 2011 decidió independizarse.

“El auge se empieza a dar en el último año de Calderón, y obviamente con Peña Nieto, sí hubo un gran descuido, me parece. Realmente el Cártel Jalisco creció desproporcionadamente”, señaló el especialista en seguridad, Eduardo Guerrero.

La expansión del CJNG fue durante el gobierno de Peña Nieto

El CJNG tiene presencia en 23 de las 32 entidades del país; uno de sus principales ingresos es el tráfico de fentanilo, heroína, metanfetaminas y cocaína.

Asimismo, Guerrero señala que en 2014 el CJNG aprovecha la coyuntura política y social, para ampliar sus negocios ilegales.

La organización criminal encabezada por Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como El Mencho, comenzó a involucrarse en el robo de combustible, conocido como Huachicol.

El especialista señala que el CJNG tiene más de 30 organizaciones subordinadas y coaliciones con más de 20 grupos delictivos.

Finalmente, Guerrero señala que su fuerza social del CJNG le permite movilizar votos para imponer a los candidatos que sean afines a sus intereses.