La Cámara de Representantes aprobó el programa de gasto social del presidente Joe Biden, llamado Build Back Better (Reconstruir mejor juntos), con 220 votos a favor y 213 en contra. Por lo que ahora pasará al Senado.

El paquete está valuado en 1.75 billones de dólares y se usará para ampliar los programas sociales dirigidos a menores y a adultos mayores. Además, se destinarán 550 mil millones para la lucha contra la crisis climática en el país.

Aunado a ello, se ofrecerán compensaciones de 450 mil dólares, aproximadamente, por persona a familias de migrantes separadas en la frontera con México durante el gobierno de Donald Trump.

El Build Back Better aborda educación, salud, cambio climático, inmigración y leyes impositivas. La aprobación final estaba condicionada a un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso, en el que especificará si supondrá una carga económica o se pagará a sí mismo.

En este sentido, la Oficina detalló que representará déficits federales adicionales de millones de dólares en los próximos 10 años.

Al respecto, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, afirmó que el plan es «espectacular» para el futuro; pues transformará la atención médica, el cuidado familiar y el clima.

Mientras que el presidente Biden y los líderes demócratas aseguran que el proyecto será autosustentable gracias al aumento de impuestos a grandes corporaciones y firmas de negocios en el extranjero.

Por otra parte, los demócratas buscarán sacar adelante la reforma social, mediante una fórmula legislativa conocida como reconciliación. La cual permite aprobar un proyecto de ley con mayoría simple de 50 votos, los mismos que hay en el Senado.