A pesar de las tibias medidas implementadas por el gobierno español para paliar los efectos de los constantes aumentos al precio de la energía eléctrica, impuestos por las empresas privadas, el costo del insumo sigue aumentando considerablemente para el consumidor final.

Tal como ha sucedido constantemente durante el ultimo año, los generadores privados de electricidad duplicaron sus precios en un solo día, llevándolo de 101.97 euros/MWh el domingo a 209.78 euros/MWh para el lunes, pero generosamente otorgando un pequeño alivio a los hogares españoles con un precio de 177.37 euros/MWh entre las 5 y las 6 de la mañana.

Las empresas que dominan el mercado eléctrico en España crearon un sistema de contratación muy parecido al que querían instaurar en México, con dos tarifas, una regulada y la otra supuestamente liberada al mercado pero que, al interactuar entre sí, no reportan ningún beneficio al consumidor final.

Y es por eso que la población española ahora tiene que pagar su consumo eléctrico a un precio 424.64 por ciento más alto que lo que desembolsaban hace un año por este rubro, en una escalada que ha causado cada mes un precio histórico en aquel país, por lo que cada vez se ve más lejana la promesa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que este año los consumidores pagarán lo mismo que en 2018 una vez descontado el IPC.

Muchas empresas ya están planteando salir de España, ya que los precios en el consumo de la luz eléctrica ha llegado a representar hasta el 60 por ciento de sus costos de producción, lo cual provocaría una debacle económica en ese país.

Con información de Sin Embargo