La princesa del pop, Britney Spears, aclaró que nunca quiso reunirse con Sawyer y que su papá, Jamie Spears, le tendió una trampa en un momento en el que ella ni siquiera quería salir de casa debido a la presión mediática que estaba afrontando tras el final de su relación sentimental con Justin.

«Algo de lo que nunca hablé cuando pasé por una ruptura muy importante años atrás es que después no podía hablar. No hablé con nadie durante mucho tiempo. Estaba en estado de shock. Así que fue bastante triste que mi padre y otros tres hombres se presentaran en mi puerta cuando no podía ni decir palabra… y dos días más tarde tenía a Diane Sawyer en mi sala», recordó la cantante en Instagram.

En retrospectiva, la estrella del pop desearía haber contestado de forma mucho menos cortés a las preguntas de su entrevistadora acerca de su supuesta adicción a las compras y haber reaccionado con enfado cuando Sawyer se negó a aceptar cualquier respuesta que no implicara una admisión de culpa.

La línea de preguntas de Diane fue a menudo condescendiente y aparentemente en busca de que Britney, quien estaba promocionando el lanzamiento de su álbum In the Zone, se derrumbara, lo que finalmente hizo llorar a la artista, que en ese momento tenía 21 años de edad.

Britney entonces continúa hablando de que ahora puede usar dinero como quiera, que se siente un poco avergonzada de contar esto, pero más vergüenza siente por el Estado de California, por haber permitido ese abuso con su tutela.

El representante del papá Britney salió habló luego de las declaraciones de la artista afirmando que Jamie no organizó la polémica entrevista ni estuvo presente mientras se llevaba a cabo.