Derivado de la polémica generada por el trasvase de la Presa El Cuchillo a Tamaulipas, el gobernador Samuel García Sepúlveda propuso una mesa de trabajo regional para revisar el tema del agua.

En entrevista, el mandatario estatal refirió que la problemática no es solo de Nuevo León, sino de toda la región noreste del país.

Por ello, dijo, es necesario sentarse en una «gran mesa» para abordar la situación.

 «Tenemos que pensar como región, no es un tema unilateral de Nuevo León, toda la región noreste tenemos broncas pesadas de agua, Saltillo, Victoria y la frontera, y el cambio climático nos va a dar cada vez menos agua«, resaltó.

 «Tenemos que hablar con Tamaulipas, Conagua, San Luis, Coahuila, Texas, estudiar los tratados del Río Bravo porque ahí también a México le cobran metros cúbicos».

» Yo lo que voy a proponer muy pronto es hacer una gran mesa regional sin pelea, animosos de encontrar mecanismos, para que todo el noreste tenga solvencia hídrica», puntualizó.

García Sepúlveda confía que el regreso a clases presenciales y la reactivación económica reducirán significativamente el consumo de agua potable.

Lo anterior toda vez que este subió hasta el 20 por ciento desde el inicio de la pandemia de la Covid-19.

Indicó que a la par se trabajarán varios proyectos para garantizar el abastecimiento del vital liquido en la zona metropolitana, entre los que destacan traer agua del río Pánuco, en Veracruz.