Tras dar por terminada su extracción ante su bajo nivel de abastecimiento, el Gobierno del Estado alista el desazolve de la Presa La Boca.

A un 13 por ciento de su capacidad, el embalse dejó de fungir ayer como fuente de abastecimiento de agua potable para la zona metropolitana de Monterrey.

A la par, Marco Antonio González Valdés, secretario de Desarrollo Agropecuario y Desarrollo Regional, adelantó que ya se trabaja en un esquema para arrancar los trabajos.

«Listos para empezar el desazolve de La Boca». «Afinando últimos detalles para empezar a desazolvar la Presa de La Boca por instrucciones del Gobernador», compartió en historias de Instagram.

Presa La Boca, en sus niveles más bajos

En medio de una crisis hídrica, la presa se encuentra en los niveles más bajos en su historia.

Es de descartar que meses atrás la Comisión Nacional del Agua descartó un desazolve. Sin embargo, muchas voces coincidieron en la oportunidad de desazolvar para aumentar su capacidad de llenado de cara a las próximas lluvias.

«Estos trabajos servirán para que la Presa la Boca capte más agua y aumente su capacidad en épocas de lluvias», agregó González Valdés.

Por separado, Juan Ignacio Barragán, director de Agua y Drenaje Monterrey, informó que dejó de extraer agua dado que se encuentra muy turbia. No obstante, más adelante se buscará disponer de un poco más, hasta donde lo permita la Conagua.

«Estamos viendo la posibilidad de dejarla descansar un par de días y a ver si podemos sacarle tantitita más», dijo.

«Todavía la Conagua nos deja sacarle un poco (a La Boca). El detalle, más que nada, es que está muy turbia», añadió.

Los 22 pozos en el área de la Macroplaza operan ya para sustituir el líquido de esta fuente de abastecimiento.