Luego de una serie de inspecciones en diferentes puntos del estado de Nuevo León, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) detectó hasta el momento 23 pozos profundos clandestinos.

Tras la ubicación de estas irregularidades, la dependencia federal aseveró que estos fueron clausurados de manera inmediata por operar de manera irregular.

De acuerdo con un informe enviado por las autoridades competentes, se llevó un dispositivo en donde se realizaron algunas excavaciones en distintos municipios de Nuevo León.

Luis Carlos Alatorre Cejudo, titular de la dependencia, aseveró que dichas acciones se llevaron acabó desde el mes de febrero a la fecha, esto luego de redoblar las supervisiones tras denuncias ciudadanas.

El funcionario federal indicó que las medidas se realizaron con el objetivo de aminorar la sobreexplotación de los acuíferos.

Esto con el afán de mitigar los efectos de la sequía presentes en la región desde principios del 2022.

Durante los operativos, Alatorre Cejudo dijo que también se retuvieron equipos de perforación que eran usados para estos fines.

De acuerdo a la Ley de Aguas Nacionales, las sanciones por usar aguas nacionales y sus bienes públicos sin concesión, implican la clausura de los aprovechamientos o el cierre de los pozos.

Además, se pueden llevar acabo denuncias ante la Fiscalía General de la República o multas entre los mil 950 y 26 mil UMAS.

El funcionario federal reiteró que se continuarán con los actos de autoridad para aplicar las sanciones correspondientes a quienes perforen pozos sin un título de concesión otorgado por esta autoridad del agua.

Cabe destacar que la Conagua es la autoridad facultada para administrar y custodiar las aguas nacionales, así como para preservar y controlar su calidad.

«Es por ello que la explotación, uso o aprovechamiento del recurso hídrico por parte de personas físicas o morales se realiza mediante una concesión, la cual debe ser validada técnicamente por personal de este organismo; caso contrario se estaría infringiendo la Ley», puntualizó.