El presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, renunció y huyó del país junto a su esposa, a bordo de un avión de la fuerza aérea. Esto, con destino a las Maldivas.

Asimismo, se informó el nombramiento del primer ministro como presidente interino en su ausencia.

Y, señalan los portales, eso pareció enfurecer aún más las pasiones en la nación isleña, que se ha visto afectada durante meses por un colapso económico. Además de una grave escasez de alimentos y combustible.

Se destaca que el primer ministro Ranil Wickremesinghe fue nombrado este miércoles presidente interino de Sri Lanka.

Wickremesinghe ordenó un toque de queda en Colombo, una de las dos capitales del país, y el resto de la provincia occidental de Sri Lanka.

Esto, luego que la policía lanzara gases lacrimógenos contra la multitud frente a la oficina del primer ministro.

Lo anterior, según dijo a CNN un funcionario del ministerio.

Protestas

Y es que las protestas masivas contra el Gobierno en Sri Lanka comenzaron en marzo, en un contexto de severa crisis económica en el país —la peor desde la independencia en 1948—.

Esto es con inflación, cortes de electricidad y desabastecimiento de bienes básicos, entre ellos, combustibles, alimentos y medicinas.

Sin embargo el portal subraya que el desabastecimiento es causado por la caída histórica en las reservas de moneda extranjera.

Con ello, imposibilitando la importación de estos bienes.

Por otra parte se subraya que en la última década Sri Lanka pidió prestado vastas sumas de dinero para financiar servicios públicos y sus gigantesco déficit.

Incluso se señala que la economía, estancada, fue luego golpeada por catástrofes naturales, como las intensas lluvias traídas por el monzón.

Además de los ataques terroristas de 2019, que afectaron el turismo, y también la pandemia de Covid y el Gobierno intentó estimular la actividad reduciendo los impuestos.

Finalmente, la medida jugó en contra: la recaudación se derrumbó, afectando la calificación crediticia de Sri Lanka, y el país quedó casi sin acceso a nuevos préstamos.

Así, el Gobierno comenzó a usar sus reservas de moneda extranjera para pagar su deuda, afectando la capacidad de importar bienes.

Economía

Asimismo, en medio de esto, los trenes redujeron su frecuencia, los enfermos no pueden llegar a los hospitales porque no hay medios de transporte por la falta de combustible.

Desde luego, los precios de los alimentos, incluyendo el arroz, se están disparando.

Según el Banco Central de Sri Lanka, la inflación interanual pasó de 3,7% en enero de 2021 a 14% en diciembre, y para mayo de 2022 ya llegaba al 45,3%.

Manifestantes

Por otra parte, miles de manifestantes, que habían anticipado que el primer ministro Ranil Wickremesinghe sería nombrado presidente interino hicieron protestas.

Así, se manifestaron frente al recinto de su oficina y algunos escalaron las paredes. La multitud rugió su apoyo y arrojó botellas de agua a los que cargaban.

Sin embargo, más tarde decenas de personas se encontraban dentro de la oficina o de pie en una terraza en la azotea ondeando la bandera de Sri Lanka.

Y es que se trata de la última de una serie de tomas de edificios gubernamentales por parte de manifestantes que buscan un nuevo gobierno.