El alcalde del municipio de San Nicolás, Daniel Carrillo Martínez, desmintió al tesorero estatal Carlos Garza Ibarra y con documentos en mano, evidenció que el Gobierno del Estado sí congeló cuentas municipales por supuestos adeudos de impuestos estatales, no federales, como aseguró el funcionario estatal.

Asimismo, acusó también de haber ignorado la protección de amparos contra estos actos otorgados por un juez.

Carrillo Martínez, reprochó que, pese a que la ley proteja los ingresos municipales contra cualquier proceso de embargo, las autoridades estatales ejecutaron esta medida en un solo día, sin otorgar derecho de comprobación, aunque el municipio cumplió con el pago en tiempo y forma.

“Al menos tenemos marcado más de 40 millones retenidos, por este señalamiento, lo cual es impreciso y violatorio a nuestro derecho porque a pesar de tener suspensión y garantía por parte del Poder Judicial fue algo a lo que no hicieron caso”, aseguró el edil nicolaíta.

Con la presentación de los oficios efectuados por la Secretaría de Crédito y Finanzas y Tesorería General del Estado, el edil mostró que fue notificado sobre el requerimiento de pago en el Impuesto Sobre Nómina y de su atraso el pasado 1 de noviembre. Así como de la ejecución de embargo, aunque el municipio efectuó el pago el 31 de octubre y que se contaba con los recibos de supuestos adeudos que datan desde el 2017.

“El argumento señalaba que había un destiempo que se había pagado en tiempos distintos al obligado, pero al no darnos tiempo para demostrar que eso no era cierto y que estaba completamente pagado hacen el mandamiento de ejecución e inmediatamente hacen el embargo”, puntualizó.

De acuerdo con el oficio de requerimiento, el municipio de San Nicolás “debía” 11 millones 699 mil 149 pesos, con un plazo de 30 días siguientes a la notificación para el pago de la multa, conforme al artículo 65 del Código Fiscal del Estado de Nuevo León, situación que no fue ejecutada por la Tesorería del Estado y que repercutió en sus cuentas con todos los bancos.

Además, Carrillo Martínez indicó que la tesorería estatal también hizo caso omiso a un amparo en el cual se suspende cualquier ejecución contra las cuentas de San Nicolás, aunque algunas de ellas son inembargables.  

“Es evidente que están haciendo un abuso de autoridad y si esto no se corrige caeríamos en un estado franco de no derecho… si hay un interés político los municipios no tenemos inherencia en la toma de decisiones políticas de lo que se está discutiendo en torno al Estado de Nuevo León”, declaró.

Hasta el momento el municipio de San Nicolás sólo ha recuperado el control de su cuenta con Banco Afirme, sin embargo, continúa con la indisposición de alrededor de 30 millones en los diversos bancos con los que tiene contrato, situación con la que se está afectando los diversos servicios públicos de la ciudad.

Por último, el alcalde aseguró que de no haber pronta resolución se seguirán interponiendo las denuncias necesarias contra los funcionarios correspondientes por abuso de autoridad.