La Carpeta:
1 de 10
 
¿De verdad tienen tiempo como para irse a pasar la tarde a un restaurante y encima querer pasarse de listos pelándose sin pagar la cuenta?
Francisco Tijerina
diciembre 7, 2018, 4:57 am

“Cuando estamos más ocupados es cuando tenemos más tiempo para divertirnos.” // William Hazlitt

Uno comprende, seguramente la elección extraordinaria de Monterrey debe tenerlos tan, pero tan, pero tan ocupados, que hay instantes en que las minucias pasan a segundo plano, pero cuando la “minucia” llega a casi ocho mil pesos, pues como que cambia de nombre.

“Pecata minuta”, cosita de nada, poco no darse cuenta, lapsus, o como quiera llamarle, resulta que un grupo de personas encabezado por el Comisionado Presidente de la Comisión Estatal Electoral, hace unos días acudieron a un restaurante en San Pedro y al final se andaban yendo sin pagar, hasta que los alcanzaron en el estacionamiento para “recordarles” su falta de memoria.

Si ser empresario restaurantero es un problema, intentar hacerlo en San Pedro resulta una odisea, porque entre permisos, trámites, carísimas rentas, gastos, operaciones, pago del personal y demás, el margen de utilidad termina siendo mínimo, como para que un grupito de vivales quiera salir con un “pisa y corre”.

Pero además, cuando el grupito son miembros de la Comisión Estatal Electoral y llevan a la cabeza a su presidente, Mario Alberto Garza, el asunto empieza a dar de qué pensar, porque si así como son de conscientes y responsables para pagar sus consumos en una comida revisan los votos de una elección, ya nos vamos explicando el por qué del sainete que nos traemos en Monterrey en donde tenemos que realizar unos comicios extraordinarios gracias al descuido, desatención, desinterés e incapacidad de nuestras autoridades electorales.

¿De verdad tienen tiempo como para irse a pasar la tarde a un restaurante y encima querer pasarse de listos pelándose sin pagar la cuenta?

Sí, sabemos que están ocupados, pero la verdad y siendo honestos, sus resultados los delatan y no es para tanto.

¡Qué vergüenza!