Hasta 300 pesos por corrida dentro de “sus” territorios es lo que bandas de asaltantes y extorsionadores exigen a choferes de transporte en el municipio de Tecámac.

Los choferes de estas rutas señalan que se les piden cantidades de hasta 300 pesos diarios como “derecho de piso” en el municipio mexiquense. Los afectados señalan que las extorsiones ocurren cuando llegan a sus bases y tienen que pagar por su tarjeta de control. Ahí mismo, según refirieron al noticiero “En Punto”, tienen que dejar su “cuota” de extorsión.

En otros casos, relatan, son detenidos en los trayectos por los maleantes, siendo amenazados hasta con granadas dentro de las unidades. Las unidades son agredidas hasta a balazos por estas bandas delictivas, sin que las autoridades logren controlar esta situación de violencia.

Apenas el pasado lunes, a las 05:15 horas, la cámara de videovigilancia instalada en una unidad de transporte público que circulaba en calles del municipio de Tecámac, Estado de México, captó el momento en el que un par de presuntos extorsionadores detonan un artefacto en el vehículo.

Cuando el operador de la combi de la línea Zitlaltepec detuvo la marcha sobre la carretera federal México-Pachuca para que subieran los 2 sujetos, quienes de inmediato exigen bajar a los pasajeros bajo la amenaza de que llevan con ellos una granada.

“A ver por pavor pasaje, bájense, esto es una granada. Por favor no hagan iris”.

Luego de la primera advertencia, uno de los individuos se dirige al conductor del vehículo para cuestionarle la razón por la cual no han pagado por el derecho de piso, tras lo cual el operador dice desconocer el motivo.

“El problema no es con ustedes”, dicen a pasajeros

Tras ello, los sujetos dan la indicación al chofer que se detenga para que los usuarios desciendan de la unidad, mientras intentan clamarlos al explicarles que no les harían daño.

“El problema no es con ustedes. Sigan bajando por favor. Sale pasajito, bajen con cuidado, que tengan bonito día y que Dios me los bendiga. No te preocupes corazón, con ustedes no es el pedo”.

Cuando los usuarios terminan por descender de la combi, ésta continua su camino y metros adelante, por orden de los individuos, el chofer se detiene, tras lo cual le indican que baje, pues arrojarán la granada de gas que termina por detonar al interior.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado de México señala que ya iniciaron una carpeta de investigación por la agresión más reciente, ocurrida en la Colonia Loma Bonita, además de que ya se buscan a los presuntos responsables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.