La organización Letra S reveló que, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, es decir de 2012 a 2018, al menos 473 personas pertenecientes a la comunidad LGBT fueron asesinadas en México por motivos relacionados a la orientación sexual o la identidad y expresión de género.

El informe “Violencia extrema. Los asesinatos de personas LGBT en México: los saldos del sexenio (2013-2018)” detalla que en promedio 79 personas de esta comunidad fueron asesinadas al año.

Respecto al acceso a la justicia en estos casos, la organización señaló que las investigaciones toman poco en cuenta “la orientación sexual y a la identidad de género de las víctimas, y cuando se la otorgan lo hacen de manera prejuiciada”, pues únicamente 10% de los casos se indagan como posibles crímenes de odio.

Además, en sólo el 28.8% de ellos se identificó a posibles responsables.

¿Quiénes eran las víctimas?

De acuerdo con el informe, las víctimas más comunes de estos crímenes fueron mujeres trans, pues se registraron 261 casos, es decir, 55% del total de los homicidios cometidos. El segundo grupo es el de los hombres homosexuales, con 192 casos, y 9 fueron las mujeres lesbianas asesinadas.

En cuanto a la edad, el promedio general fue que las víctimas tenían 24 años. Y al menos en 22 casos hubo violencia sexual antes o después del homicidio, aunado a que 60 cuerpos aparecieron “con marcas de tortura o señales claras de ensañamiento”.

Asimismo, 24 de las víctimas eran personas defensoras o promotoras de los derechos LGBT y 9 eran portadoras de VIH.

¿Dónde se cometieron más crímenes de odio?

El trabajo de la organización Letra S establece a Veracruz como la entidad con mayor número de asesinatos contra la comunidad LGBT con 43.

De cerca le siguen el estado de Guerrero que presentó 39 homicidios, Quintana Roo con 33, en Estado de México fueron 30, Chihuahua con 28 casos, Puebla 27 y Tamaulipas contó 25.

Además, Letra S describió que continúan los prejuicio “hacia las identidades sexuales y de género diversas” dentro de los operadores de justicia lo que provoca “valoraciones estereotipadas de las víctimas que termina por afectar su derecho a un debido proceso”.

“Se percibe renuencia por parte de las autoridades encargadas de la procuración de justicia a reconocer la existencia de violencia sistémica y específica relacionada a la orientación sexual, la identidad y la expresión de género de las personas. […] no sólo no toman en cuenta la especificidad de la violencia contra personas LGBT, sino que hacen lo posible por negarla u ocultarla”. Letra S

Recomendaciones al gobierno de México

Finalmente, el informe “Violencia extrema” sugirió al gobierno de México atender la recomendación de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos sobre la creación de sistemas que recolecten datos desagregados de los diferentes tipos de violencia contra la comunidad LGBT.

Otras peticiones son acciones para erradicar estereotipos de género; establecer un mecanismo para la implementación de un protocolo en la materia; homologar el tipo penal de “crímenes de odio o por prejuicio”; y realización de campañas de prevención de delitos y violencia dirigidas a la comunidad LGBT.

Foto propiedad de: Archivo / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.