El Gobierno de Nuevo León aseguró haber mejorado en 8 puntos porcentuales en el sistema de alertas de deuda que publica la Secretaría de Hacienda federal. Carlos Garza Ibarra, secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, informó que el indicador de deuda y obligaciones respecto a los ingresos de libre disposición bajó de 117.8 por ciento registrado al cierre del año pasado, a 109.6 por ciento, al cierre del primer trimestre de este año, es decir, una caída de 8.2 por ciento.

El funcionario estatal dijo que esto tiene una gran relevancia ya que ahora el Estado cuenta con una mayor sostenibilidad financiera: “Al inicio de la actual gestión la deuda de Nuevo León representaba el 140.2 por ciento respecto a sus ingresos de libre disposición, unos 30.6 puntos porcentuales más que los registrados al cierre del primer trimestre del 2019… Nuevo León ha fortalecido sus ingresos y controlado el gasto no prioritario, lo que ayuda a que mejore en estos indicadores que establece la Ley de Disciplina Financiera”.

De igual forma, dio a conocer que el Indicador de Servicio de la Deuda y Obligaciones se redujo de 11.5 a 11.2 por ciento, respecto de los ingresos de libre disposición. Este indicador, aseguró, refleja que la entidad mejoró su capacidad de pago.

En lo que se refiere a las Obligaciones de Corto Plazo y pago a proveedores, respecto a los ingresos totales, sostuvo que el indicador pasó de 1.9 por ciento a -1.5 por ciento, lo cual significa la capacidad financiera que tiene el Estado para hacer frente a sus obligaciones menores a un lapso de 12 meses.

El tesorero del estado dijo que el fortalecimiento de los ingresos mediante una mayor eficiencia recaudatoria en renglones como el Impuesto sobre Nóminas y los impuestos a juegos y sorteos con apuestas ha sido determinante para esta mejoría, la cual se ha dado a pesar de la desaparición de la Tenencia, que representaba un ingreso muy importante para el Gobierno Ciudadano.

“Nuevo León ha fortalecido sus ingresos y controlado el gasto no prioritario, lo que ayuda a que mejore en estos indicadores que establece la Ley de Disciplina Financiera. El reto financiero todavía persiste, pues las demandas ciudadanas exigen que cada vez se destinen más recursos a seguridad, movilidad, medio ambiente, educación, salud, entre otros temas.”

Cabe recordar que, a la par de estas mejoras en el manejo de finanzas, el Estado también se encuentra pidiendo al Congreso local el aval para dos techos de financiamiento por un monto de 7 mil 410 millones de pesos.

Un total de 4 mil 910 millones de pesos serían para la requisa del transporte público y 2 mil 500 millones de pesos para la compra de terrenos, construcción y adecuaciones de la Presa Libertad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.