Fue el domingo pasado, durante el selectivo interno para elegir a los atletas que asistirán a los Juegos Panamericanos de Lima y otros eventos internacionales, cuando la clavadista Gabriela San Juan sufrió una fractura en la nariz mientras entrenaba en el Centro Acuático Impulso, ubicado en León, Guanajuato.

Y es que al momento del accidente, ningún representante de la FMN se acercó a San Juan para ofrecerle ayuda o simplemente brindarle los primeros auxilios. La atleta aspiraba a clasificar a la Universiada Mundial de Nápoles y a los Panamericanos de Lima 2019.

Gabriela Carmona, madre de la clavadista, se mostró molesta por lo ocurrido y señaló que los primeros auxilios fueron brindados por parte la Asociación de Jalisco, mientras que el traslado al hospital corrió a cargo del entrenador.

Carmona señaló que hasta el momento nadie de la Federación se ha acercado para ofrecer ayuda, por lo que analiza poner una queja o incluso una demanda.

San Juan no podrá regresar a su casa en el Estado de México debido a que los doctores le prohibieron viajar ya que podría sufrir hemorragias nasales, por lo que tanto ella como su madre deberán permanecer en León hasta el próximo viernes, fecha de su próxima cita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.