El ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, aseguró que existe un “ataque político cobarde y sin fundamentos” en su contra y de su familia. El economista y político contestó un cuestionario de 9 preguntas que el diario alemán Süddeutsche Zeitung le hizo llegar a través de su abogado Javier Coello.

Sobre el ex director de Pemex pesan acusaciones sobre supuesto manejo de recursos de procedencia ilícita, por lo que se han girado dos órdenes de aprehensión en su contra. Una el 28 de mayo y la otra 4 de julio.

Niego cualquier acusación de corrupción

Emilio Lozoya Austin afirmó que sobre él hay un ataque político y negó cualquier acusación de corrupción: “En ningún momento como funcionario público ni yo ni mi familia recibimos dinero alguno de empresas o personas”.

Además, dijo que desde que salió de Pemex, sus sucesores y la actual administración “han propiciado una caída de más de 30% en la producción de gas en el país, por decisiones propias y erróneas, intentar culpar a alguien cuatro años después es absurdo”.

Las preguntas que le hicieron llegar el diario alemán Süddeutsche Zeitung, el medio suizo Tamedia, como parte de una investigación periodística realizada en conjunto con Quinto Elemento Lab, fueron tras la detención de su madre Gilda Margarita en una isla de Alemania.

Para Lozoya, la detención de su madre, acusada de blanqueamiento de dinero, es parte de la persecución política. “A mi madre se le acusa de que haya recibido dinero de alguna cuenta mía antes de que yo fuera funcionario público, ¿qué clase de delito es ese?”

Acusaciones sobre Odebrecht

Lozoya Austin afirmó que los delitos por los que se le acusan no ameritan prisión preventiva en México, sin embargo, el gobierno le mintió “o se coludió con un juez en el país para generar órdenes de aprehensión”.

Lozoya negó la confesión que hicieron en diciembre de 2016, 3 altos funcionarios de la empresa Odebrecht, que dijeron que lo sobornaron entre 2012 y 21014 con 10.5 millones de dólares, utilizando empresas offshore con cuentas bancarias en paraísos fiscales, para que los ayudara a consolidarse en México y ganar contratos con Pemex: “He negado categóricamente los supuestos dichos de los brasileños”.

Comentó que motivos profesionales los conoció, como a las principales empresas de la región, antes de ser funcionario público.

Residencia de su esposa

Asimismo, afirmó que la casa que compró en noviembre de 2012 en la Ciudad de México, por 2.58 millones de francos suizos a través de la empresa offshore Tochos Holding, no es producto de dichos sobornos, ya que la compró cuando aún no era funcionario público: “Todo el dinero que se usó para la compra de dicho inmueble es producto de actividad empresarial de años de trabajo antes de ser funcionario público”.

Sobre la adquisición de la residencia, en agosto de 2013, por parte de su esposa Marielle, en la costa pacífico de México negó que fuera a través de un abogado que trabajaba para Altos Hornos: “El abogado que asesoró la transacción es un abogado con cientos de clientes que lleva un despacho privado”.

Inversiones inmobilarias declaradas ante la SFP

Sobre las empresas ELMO Wolfsburg GmbH y ALL-Me Hamburg, con dirección en Münich y en las que participó a partir de 2016, Lozoya afirma que son inversiones inmobiliarias que fueron declaradas ante la Secretaría de la Función Pública cada año, mientras fui funcionario público: “Todas producto de mi trabajo empresarial antes de ser funcionario público”.

Como se recordará, hace tres días, Javier Coello Trejo reveló que dentro de dos semanas el exdirector de Pemex reaparecerá en un video, en el que hablará sobre las compras de las plantas de y Fertinal.

También planea dar su versión de lo que considera un saqueo a Pemex por parte, dice, del ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el expresidente Enrique Peña Nieto.

Lozoya renunció a suspensión de captura

En tanto, este 30 de julio, el diario Reforma da a conocer que Emilio Lozoya Austin renunció a la suspensión definitiva que lo protegía de la segunda orden de aprehensión girada en su contra por lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. Por ello, dice el diario, ahora ya no goza de ninguna medida cautelar que pueda evitar su captura.

Fue ante el juez Décimo Cuarto de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, Erik Zabalgoitia Novales, que se presentó el desistimiento de la medida protectora.

Fuentes del Poder Judicial de la Federación señalaron al rotativo que hace días, Lozoya envió un escrito al juez para informarle del desistimiento y este 29 de julio, su apoderado legal Javier Esquinca, del despacho de Javier Coello Trejo, compareció al juzgado para ratificarlo.

Foto propiedad de: Amaranta Prieto/Cuartoscuro