Por Carlos Chavarría.

El presidente encabeza la tendencia por el desprecio de todo aquello que los políticos no entienden, hoy la tocó el turno a las estadísticas, o lo que el presidente llama las estadísticas. En realidad desprecia los números de cualquier clase si acaso no coinciden con “sus datos” o deseos.

Algo le asiste de razón, porque la verdad es que se puede mentir mucho con números y estadísticas. En aquella confrontación con el periodista Jorge Ramos respecto al número de asesinatos, los que hicieron las infografías para el presidente intentaron mentir y se equivocaron hasta en eso al usar promedios que el presidente no supo defender porque no los entiende.

Si de verdad el presidente desprecia las estadísticas de todo tipo estamos ante el caso de un piloto de avión que maneja su nave sin tablero de instrumentos y sin pronósticos de cualquier tipo, lo cual es absurdo tratándose de un país.

Es comprensible, si se toma en consideración que es una persona cuya única carrera ha sido la grilla, la lucha por hacerse con la Leonora, actividad que, si bien tiene mucho de intuitivo en sus procesos, ya cuando se accede al poder de la administración federal, para tener éxito se requiere de números duros, de indicadores líderes, aunque al pueblo bueno se le mienta con estadísticas.

Ah, pero como sí le gusta publicar reportes de encuestas donde se habla de lo bien que andan las cosas y el apoyo arrasador que aún mantiene (según sus estadísticas) y que han sido causa, según él, de la gran felicidad del pueblo bueno.

Por ejemplo, si la economía no estuviera estancada y bajo su mando la economía registrara algún crecimiento, ahí sí que el presidente adoptaría lo que él llama como la obsesión de medirlo todo.

Cualquier administrador, y el presidente es una suerte compleja de administrador, que se manejase sin medir nada y que sólo usare los enfoques cualitativos o intuitivos para su toma de decisiones sólo demostraría su poco interés real en el resultado final de su gestión.

Quiero pensar que el desprecio del presidente por las estadísticas se basa en algún aforismo de tantos que se han escrito y que él haya leído acerca de las estadísticas y es que el “99% de todas las estadísticas sólo cuentan el 49% de la historia”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.