Más que halagos e insultos, México necesita unidad, declaró el arzobispo Rogelio Cabrera López, en el marco del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Consideró el presidente del Episcopado Mexicano que el país no está para opiniones viscerales.

“Hay que tener una visión objetiva, respetuosa, hoy México necesita la unidad de los mexicanos”, dijo Cabrera. 

“Un presidente no puede caminar solo, necesita del entendimiento de los demás poderes pero sobre todo necesita de una ciudadanía más participativa y menos injuriosa”, opinó.

Añadió que el asunto de la no violencia en el país tiene muchas aristas, donde gran parte de la responsabilidad la tienen los ciudadanos, por ello consideró ser muy difícil medir temas que no sólo dependen del gobernante.

“Un gobernante no puede poner orden donde todos gritan y donde hay criminales a sueldo”, indicó.

Por ello aseguró que las estrategias de información en torno al tema de la seguridad deben mejorar en el país. Además hizo llamado a los policías, pues si bien la violencia inicia en el hogar y calles, también la generan quienes deberían mantener orden.

“Es un llamado muy respetuoso a nuestros policías para que se pongan de parte de los ciudadanos y que los respeten, y no los extorsionen”, expresó Cabrera.

Mencionó que el abuso y agresiones hacia las mujeres tiene que ser siempre condenado.

“Siempre hay personas que rompen el sentido de una auténtica protesta, ojalá que todas las marchas que se hagan todas sean respetuosas, porque no es la injuria lo que resuelve los problemas. Es bueno manifestar la insatisfacción y el requerimiento de los ciudadanos pero nunca, nunca injuriar a nadie y mucho menos a la autoridad”, señaló el titular de la Arquidiócesis de Monterrey.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.