Al Banco de México (Banxico) le preocupa que los aumentos salariales que no estén sustentados en una mayor productividad, afecten su meta inflacionaria para este año, expresó Javier Guzmán Calafell, subgobernador del Banco Central.

Durante su participación en el Foro de Fondos 2020, Fondos de Inversión, un aliado de México, Guzmán Calafell indicó que aumentos transitorios, como son algunas mercancías alimentarias y cigarrillos, así como productos relacionados con el alza salarial, son los factores que afectan al control inflacionario.

Recordó que la meta inflacionaria para este año se ubica en 3.0 por ciento, cuando en 2019 cerró en 2.82 por ciento.

Comentó que para este primer trimestre del año, la inflación se ubique en 3.5 por ciento, pues estos aumentos provocan una resistencia a que bajen los precios.

De ahí que el Banxico advirtiera que para los próximos meses, el comportamiento de la inflación se verá afectado por esta tendencia de los costos salariales.

Así como en los mayores precios de los productos agropecuarios, el mayor grado de holgura en la economía y los menores precios de los energéticos.

En balance, dijo, esto implicaría un ajuste al alza de la trayectoria inflacionaria, por lo que “probablemente la meta de tres por ciento no se logre este año como estaba previsto”, puntualizó.

De ahí a que el Banxico deba enfocarse en cumplir con la meta inflacionaria, ya que de otra forma se daría la impresión de que el Banco Central está dispuesto a acomodar las tasas de inflación más elevadas.

“Al mismo tiempo, debe procurarse que la convergencia a la meta se dé de manera ordenada, a fin de evitar potenciales costos para la actividad económica”, explicó.

Por ello, sostuvo, en una situación de incertidumbre como la actual, las acciones futuras de la política monetaria deberán basarse en la información adicional disponible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.