“Apenas hay algo dicho por uno cuyo opuesto no sea afirmado”
René Descartes

En el mismo día, a la misma hora y en el mismo sitio de noticias, te encuentras con mensajes cruzados que te orillan a dudar o, por lo menos, a no saber qué pensar sobre ciertas cosas.

Así, nos enteramos de que mientras gobernadores y autoridades de Salud en México buscan evitar la psicosis por el Covid-19 o coronavirus, en California, Estados Unidos, el gobernador declara que están en emergencia por el mismo motivo al detectarse 53 casos del mal.

Preocupante resulta el hecho de que a una persona que murió en California, presuntamente, se le detectó el mal luego de que viajó a México. 

Mientras en Estados Unidos los diputados impulsan una partida de 8 mil 300 millones de dólares para combatir el mal, en México nos dicen que se trata de algo como la influenza y que tenemos capacidad para atender los casos sin mayor problema.

Y no es que uno dude, pero es de sobra conocida la manía de los políticos en México de minimizar las cifras cuando se habla de daños o siniestros, la historia está ahí.

Luego te topas con que en el Senado de nuestro país avanza la Ley para la regulación del uso y portación de la cannabis o marihuana, pero enseguida te enteras de que en la Cámara de Diputados, legisladores de Morena y el PAN de revertir la prohibición presidencial de la venta y uso de cigarros electrónicos.

Cuando el presidente prohibió, así de buenas a primeras, la importación y comercialización de estos artefactos que para muchos son un apoyo para dejar de fumar, lo primero que muchos pensaron fue que la industria tabacalera en el país había metido presión para librar la competencia.

Pero resulta que no es así, porque una o dos de ellas sí quieren frenar la importación y comercialización, pero de los productos extranjeros porque están a punto de lanzar sus versiones mexicanas, hechas aquí o importadas, de tal suerte que si ellos fueron los promotores de la prohibición, les salió el tiro por la culata y ahora andan buscando cómo revertir el asunto.

Y mientras la Iglesia está a favor de apoyar a las mujeres en su paro del 9 de marzo, ahora resulta que el Cardenal Juan Sandoval lanza un video en sus redes sociales criticando el movimiento. Total, ¿a quién le creemos?

Varias historias encontradas y no se trata de contrastar posturas, sino de encontrar la diferencia entre un punto y otro del mismo tema. La polarización del país abona, pero mucho más preocupante que ella es la desconfianza que siembra el toparse, paso a paso, con versiones tan contrastantes de los mismos hechos.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.