El Gobierno de Estados Unidos anunció que almacenará pruebas de ADN de migrantes que entren de manera irregular al país, para colocarlos en una base de datos para agencias federales.

Esta normativa permitirá al Departamento de Seguridad Interior recabar las muestras para uso de instituciones como el FBI.

Esto generó críticas de organizaciones civiles, pues acusaron violaciones a las libertades de las personas. Sin embargo, las autoridades refirieron que ya existían normativas sobre la recolección de muestras de ADN, emitidas por el Departamento de Justicia desde 2006.

De acuerdo con el fiscal general adjunto, Jeffrey Rosen, la medida “ayudará a salvar vidas y a detener a criminales”.

En otro tema, Donald Trump adelantó a medios que el Pentágono enviará a México a 160 militares más, para frenar la migración irregular.

80 de éstos militares reforzarán la vigilancia en las garitas de El Paso y San Diego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.