El huachicoleo en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) repuntó en enero de este año, luego de haber mantenido una tendencia decreciente desde marzo del año pasado, es decir, que acumuló nueve meses a la baja.

De acuerdo con la subdirección de Salvaguarda Estratégica de Pemex, el número de tomas clandestinas alcanzó 886 en el primer mes del año, equivalente a 28 perforaciones por día.

En diciembre del año pasado, la petrolera dio a conocer que registró 803 embestidas en su red de ductos, poco más de 25.9 diarias, de manera que en enero se dio un aumento en este delito de 10.3%.

La actividad delictiva del crimen organizado sigue concentrándose, al igual que en los últimos años, en los estados de Hidalgo, México, Puebla, Guanajuato, Veracruz, Tabasco y Tamaulipas, en donde se concentraron nueve de cada 10 tomas clandestinas reportadas a lo largo y ancho del país.

Hidalgo sigue siendo el principal centro de actividad de grupos criminales dedicados al huachicoleo de productos que Pemex transporta vía ductos. En esa entidad se realizaron 301 tomas clandestinas en enero de 2020, es decir, 34% del total nacional.

Las estadísticas de la Gerencia de Estrategia y Sistemas de Seguridad y Monitoreo de la petrolera tienen detectados los municipios de mayor incidencia de este delito en el primer mes del año.

En Hidalgo, Ajacuba reportó 50 tomas clandestinas, seguido por Cuautepec de Hinojosa, con 48. En el Estado de México, Otumba tuvo 47, en tanto que San Martín Texmelucan, en Puebla, 49.

Los municipios con más de 20 y hasta 30 perforaciones al mes son Atotonilco de Tula (29) y San Agustín Tlaxiaca (21), en Hidalgo. En el Estado de México, Axapusco (21); en Guanajuato, Irapuato (20), y en Tamaulipas, Altamira (30).

En su reporte de enero pasado a inversionistas, Pemex insistió en los buenos resultados de la estrategia para combatir el delito: «El robo de combustibles ha disminuido 93% en comparación con el promedio de 2018».

Dijo también que en enero, el volumen de combustible robado promedió 5 mil barriles diarios, de acuerdo con información de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). Además, consideró que las pérdidas entre 2014 y 2018, valuadas a precios Pemex (sin impuestos) ascendieron a 101 mil 80 millones de pesos, equivalentes a 78.4% del total de los vencimientos de la deuda de 2019.

Los registros oficiales de resultados de la empresa en los estados señalan que las pérdidas no operativas (robo de combustible) en 2019 totalizaron 3 mil 546 millones de pesos, lo que representó una disminución respecto al año anterior, de 32 mil 617 millones.

En el reporte subrayó que «en el primer año de esta administración se solucionó el primer problema estructural de la empresa». No obstante, del 1 de diciembre de 2018 al cierre de enero de 2020 el número de tomas clandestinas llegó a 15 mil 291.

En ese periodo se presentaron más de 8 mil 209 denuncias por robo de combustibles en la modalidad de tomas clandestinas, de las cuales, mil 752 se presentaron en Hidalgo; mil 452, en el Estado de México, y mil 116, en Puebla. Se detuvo a 114 personas por ese delito, pero sólo 14 están en prisión.

Los registros de la petrolera también señalan que del 27 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019 se identificó a 23 trabajadores de Pemex involucrados.

Detienen a padre de «El Marro»

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, confirmó que detuvieron al padre de José Antonio Yépez Ortiz, «El Marro», líder del Cártel de Santa Rosa de Lima.

«Confirmada la detención de esta persona, hay una investigación en curso», dijo Durazo Montaño en la conferencia de prensa mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.