El Ministerio de Relaciones Exteriores sirio rechazó hoy el informe revelado la víspera por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), sobre un presunto ataque con armas químicas en 2017.

“Las conclusiones citadas en este informe fueron inventadas y están destinadas a presentar falsas acusaciones contra el gobierno sirio”, enfatizó la dependencia en la agencia SANA.

Agregó que los testimonios recopilados sobre lo ocurrido en la ciudad de Ltamenha, son personas vinculadas al grupo terrorista Jabhat al-Nusra y la organización no gubernamental White Helmets.

“Esto está ordenado por Estados Unidos, Turquía y ciertos estados occidentales”, por lo que niegan el uso de gases venenosos contra civiles.

El primer reporte del Equipo de Investigación e Identificación (IIT) de la OPAQ, creado en 2018, indicó la víspera que las investigaciones realizadas entre junio de 2019 y marzo pasado, concluyeron que se utilizó gas sarín y gas cloro.

“Todas estas obras de ficción no obligarán a Siria a renunciar a su derecho legítimo de continuar luchando contra grupos terroristas “, concluyó el documento.

La misión permanente de Rusia ante la OPAQ, principal aliado del presidente sirio Bashar al-Assad, Damasco y Moscú han rechazado conclusiones de ambas organizaciones previamente.