Actualmente, Harvey Weinstein es una de las personas más odiadas de Hollywood; sin embargo, a inicios de siglo era el más poderoso del entretenimiento, tanto que creía que podía hacer y amedrentar a quien quisiera; hasta que se topó con Hayao Miyazaki y Studio Ghibli.

Weinstein estaba a cargo del lanzamiento de ‘La Princesa Mononoke‘ en occidente; sin embargo, la película no le convencía, por lo que le avisó al estudio y director que haría su propia edición; esto no le pareció a los japoneses, quienes estaban orgullosos de su filme.

El productor les dijo que no les importaba lo que pensaran, que él haría lo que mejor le pareciera y que si no estaban conformes, tenía la capacidad de arruinar su expansión al mercado occidental, dejándolos en el olvido.

Toshio Suzuki y Hayao Mizaki se reunieron con Harvey Weinstein

Ante esto, Toshio Suzuki, productor de Studio Ghibli, y Hayao Miyazaki viajaron a Nueva York para reunirse con Harvey Weinstein; pero antes, hicieron una parada en una tienda de vende replicas de armas en Tokio, donde adquirieron una katana ornamental.

La replica era tan buena que nadie podía imaginar que no se trataba de un arma real. A su llegada a las oficinas de Miramax, Weinstein agredió verbalmente a Miyazaki, gritándole y demandando la edición de ‘La Princesa Mononoke’.

Después de esto, Suzuki se paró, se dirigió a Harvey, sacó su espada falsa, le apuntó al estadounidense y gritó: “NO CUT” (sin cortes). Acto seguido, regresó a su lugar y la junta se acabó, ante la mirada aterrorizada de Weinstein y la gente de Miramax.

¿El resultado? ‘La Princesa Mononoke’ fue lanzada por Disney, de la mano de Miramax, en su edición original. Steve Alpert, en su libro ‘Sharing a House with the Never-Ending Man: 15 Years at Studio Ghibli’, menciona que. al recordar la historia, Miyazaki sonríe y dice: “lo vencí”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.