El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón denunció que la Federación compró solo 35 millones de dosis, lo que representa apenas una cobertura del 20 por ciento de la población.

Mientras tanto, ante el desabasto de vacunas contra la influenza, la Alianza Federalista pedirá a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público destinar recursos para la adquisición  de 120 millones de unidades.

“La mezcla de Covid e Influenza es poderosísima, y esto nos puede llevar a tener otro problema desde el punto de vista económico”.

“Nuestros Secretarios de Salud harán un documento que podrá ser una petición formal a la Secretaría de Hacienda para que destine los recursos y se compren 120 millones de vacunas para la Influenza“.

“Ahorita solo han destinado a los estados muy poquitas vacunas, que ya fueron agotadas, la población tiene temor y precaución y requiere ser atendida”, explicó. el Bronco

Es de destacar que tan solo Nuevo León requiere de 5 millones de vacunas para una cobertura universal; no obstante, recibirá apenas 1.5 millones.

Si bien se tenía contemplado adquirir las restantes con recursos propios, esto no es permitido por la Cofepris.

“Nos preocupa que México haya comprado nada más 35 millones de vacunas contra la Influenza, cuando somos más de 120 millones de mexicanos, en el primer mundo se vacuna a todos los ciudadanos y en México solo el 20 por ciento de la población”.

Piden diputados locales garantizar abasto

Tras el anuncio de la Secretaria de Salud al hacer referencia que solamente les quedaban 25 mil dosis para la vacunade la influenza, el Congreso del Estado demandó a las autoridades garantizar el abasto en beneficio de la ciudadanía.

La diputada Ivonne Bustos Paredes, coordinadora de la bancada del Partido Verde Ecologista señaló que el 29 de septiembre pasado el doctor Manuel de la O Cavazos había externado que la meta de dosis para este año era de 1 millón y medio de inoculaciones, y que por ahora ya habían aplicado 127 mil dosis.

Indicó que esta situación hace saltar a la vista que el Gobierno del Estado no estaba preparado para la demanda tan intensa que se generó entre la población para adquirir la vacuna, por lo que ahora se tendrán que redoblar esfuerzos para garantizar el derecho a la salud de los habitantes de Nuevo León.