La aerolínea mexicana, Aeroméxico, solicitó a la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en Estados Unidos, una autorización para poder liquidar a mil 830 empleados, como parte del proceso de reestructura financiera con el que inició desde el pasado mes de junio.

De acuerdo con lo establecido en la solicitud de la empresa, se está contemplando el recorte de 855 trabajadores que están sindicalizados, para lo cual contempla desembolsar 13.9 millones de dólares para sus respectivas liquidaciones.

De la misma forma, la firma destacó que en el plan de reestructuratambién se busca despedir a 975 empleados que no están sindicalizados y para este grupo, se pagarían 17.72 millones de dólares.

Será durante una audiencia que se llevará a cabo el próximo 16 de noviembre, cuando la jueza Shelley Chapman determine si se conceden las autorizaciones para que Aeroméxico prosiga con el recorte de su personal.

Cabe destacar que ayer miércoles 5 de noviembre, el director general de la empresa, Andrés Conesa envió una carta a los empleados de la aerolínea, en la que señaló que el ramo de la aviación comercial ha mostrado algunas señales de mejoría tras las dificultades que se han experimentado a lo largo de la Emergencia Sanitaria por el Covid-19.

Sin embargo, también destacó que el proceso que permita que la industria logre recuperarse de manera sostenible, será más largo de lo que se llegó a anticipar.

Debido a dicha situación, destacó que en el objetivo de superar los actuales “tiempos de turbulencia”, es necesario que la firma se convierta en una empresa más ágil, lo cual les obliga a proceder con el recorte de trabajadores.“Lamentablemente esto nos obliga a replantear nuestra estructura organizacional, lo que implica reducir personal a lo largo de Grupo Aeroméxico”Aeroméxico

Finalmente, en la carta el director general afirmó que mientras se consiga avanzar de manera positiva, informará a los trabajadores siempre con transparencia.