Padres de los 49 niños que fallecieron durante el incendio de la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora en el año 2009, irrumpieron a la sede de la Secretaría de Gobernación (Segob) la tarde de este viernes 6 de noviembre.

Al menos cinco padres siguieron el ejemplo de Silvia Castillo y Roberto Cuello de San Luis Potosí -quienes se atrincheraron en un balcón del primer piso para denunciar la violencia cometida contra sus hijos- y luego de permanecer en un plantón desde el lunes sin que fueran recibidos por el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración.

Los familiares irrumpieron en la sede e instalaron unas cruces blancas con los nombres de sus hijos en una de las jardineras, para establecerse posteriormente en la explanada conocida como ‘La Caballeriza’ donde declararon que eran 29 personas que fueron objeto de la burla del subsecretario Alejandro Encinas, quien los acusó de buscar dinero.

Uno de los padres de los niños de la Guardería ABC, Pedro Gónzalez León, declaró que lo que buscan de parte del gobierno federal es una reparación integral a la cual tienen derecho por ser víctimas de violaciones a derechos humanos.

De momento no se registran confrontaciones entre los manifestantes y las autoridades al interior del recinto de la Segob ubicado en la Ciudad de México.

Alrededor de mediodía fue cuando Silvia Castillo ingresó por la fuerza a la Segob, advirtiendo que no se movería del lugar hasta ser atendida para obtener justicia por el homicidio de su hijo de 22 años. En la toma estuvo acompañada por Marcela Alemán, madre de Lya, una niña víctima de violación.

La madre de Lya fue quien se amarró a una silla en la anterior sede la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) del Centro Histórico, iniciando con ello la toma del inmueble que permanece hasta la fecha.