El exalcalde priista de San Pedro Garza García, y exfuncionario municipal de esta ciudad, Felipe Onofre Zambrano Páez, murió la madrugada de este lunes a los 80 años de edad, recibiendo el reconocimiento por su trayectoria de personalidades de la política local, incluyendo el alcalde sampetrino (independiente), Miguel B. Treviño, quien lamentó el deceso y externó sus condolencias a la familia del político nuevoleonés.

Nacido en Monterrey el 23 de septiembre de 1940, Zambrano Páez fue alcalde de San Pedro por el PRI, en el periodo 1979-1982, y entre las obras público que legó al municipio durante su gestión, destacan entre otras el Teatro San Pedro, el Museo del Centenario y la Casa de la Cultura.

Junto con su hermano Evaristo y por influencia de su padre, Jesús Zambrano Urteaga, que en un predio familiar construyó una plaza de toros y lienzo charro en el centro de San Pedro (Cortijo San Felipe), don Felipe Zambrano fue rejoneador y alternó con destacadas figuras del mundo taurino nacionales y del extranjero.

Incursionó en la política como diputado federal suplente en la Legislatura L (1976-1979) y fue miembro de la Legislatura LIV (1988-1991), solicitando licencia al final de la misma para ser postulado a diputado local por el distrito XVIII, aunque no ejerció como legislador porque pidió licencia para hacerse cargo del proyecto Ciudad Solidaridad de 1992 a 1996.

Fue director de Servicios Públicos Municipales de Monterrey, entre 1983 y 1985, siendo impulsor de la contratación de mujeres en el servicio de Limpia, ante lo cual la comunidad las empezó a llamar “zanahorias”, porque se les uniformó con uniformes color naranja, mientras al funcionario se le puso el alias de “Fray Escoba”.