La Secretaría de la Defensa Nacional tendrá que indemnizar con 5 millones 469 mil 824 pesos por persona a la esposa, padre y madre del médico Jorge Otilio Cantú Cantú, quien fue ejecutado de manera extrajudicial el 18 de abril de 2011, cuando un comando del Ejército le disparó 29 veces y lo remató con seis tiros en el rostro, en Monterrey.

A 10 años de este lamentable hecho, una resolución del Pleno del Tribunal Federal de Justicia Administrativa se confirmó la sentencia de del Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del primer circuito.

En el veredicto se le concedió un amparo definitivo a la esposa y padres de Jorge Otilio que reclamaron la responsabilidad patrimonial del Estado ante la Sedena y la correspondiente indemnización por daño moral, daño físico (por el homicidio) y gastos funerarios.

La Magistrada Nora Elizabeth Urby Genel que llevó el caso determinó que en total a la familia se le entregará una indemnización por 16.4 millones de pesos.

El 18 de abril de 2011, militares en funciones de policía adscritos a la Sedena, iniciaron una persecución en 4 patrullas contra un vehículo y una camioneta reportados con tripulantes armados, quienes fueron alcanzados en la Avenida Garza Sada.

Sin embargo, en el trayecto de los vehículos perseguidos a la altura de la Avenida Lázaro Cárdenas, los vehículos perseguidos alcanzaron a una camioneta color guinda, conducida por Jorge Otilio, quien viajaba a baja velocidad, y fue rebasada por los militares quienes le hicieron varios disparos.

La Magistrada Nora Elizabeth Urby Genel, manifestó que resultó evidente que los militares advirtieron que esa última camioneta, la guinda, en la que viajaba Jorge Otilio era ajena a la persecución y fue alcanzada en el desarrollo de la misma, no obstante, le dispararon a pesar de que el joven de 29 años no estaba armado y no repelió la agresión.

En conclusiones se determinó que la conducta de los militares no obedeció a una confusión, equivocación o mero accidente, ni se trató de una reacción en legítima defensa, sino se trató de un ataque directamente en contra de él mismo. Ante tal situación el proyecto de la magistrada fue aprobado y declaró la nulidad de la resolución negativa impugnada y reconoció el derecho de los actores a la reparación del daño

Por este caso en 2016 un juez penal sentenció a 22 años y seis meses de prisión por el delito de homicidio calificado con ventaja a cinco militares que participaron en el asesinato. Otilio Cantú padre de la víctima dijo desconocer la resolución ya que desde que se dictó la sentencia hace cinco años él quedó conforme, ya que el dinero no le regresara la vida de su hijo.

“Lo que sea no me va a devolver a mi hijo. Eso no cuesta la vida de un hijo, no tiene un costo y menos todas las barbaridades que hicieron”, declaró.