El presidente López Obrador afirmó que el Fonden era «un barril sin fondo» porque los proveedores de la Segob vendían a sobreprecios los productos y se robaban hasta 5 mil millones de pesos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que su gobierno atiende y ayuda “mejor que nunca” a los damnificados que dejan los desastres naturales. A pesar de que el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) ya no existe.

El jefe del Ejecutivo aseguró que el Fonden era “un barril sin fondo” porque había un grupo de proveedores allegados a la Secretaría de Gobernación que vendían sus artículos a precios elevados. Lo que provocaba que en cada emergencia se robaran de 1 mil hasta 5 mil millones de pesos. Por ello, agregó, desapareció el Fondo.

El primer mandatario señaló que desde el primer siniestro que se presentó durante su administración, que fue el huracán que azotó las costas de Nayarit, proporcionó ayuda. 

Por ello, el gobierno entregó apoyos para alimentación, enseres domésticos, construyó viviendas; reconstruyó caminos, puentes, hizo bordos y se realizaron obras de desarrollo urbano en todos los pueblos.

López Obrador agregó que luego de las inundaciones de Chiapas y Tabasco se realizó un censo para entregar apoyos directos para alimentación, desinfectar, pintar las casas y se entregaron electrodomésticos. También destacó que el Ejército y la Marina entregan la ayuda para que no haya abusos.

Asimismo, indicó que en Veracruz hay 110 mil casas afectadas por el huracán “Grace”; así como algunas viviendas de Puebla e Hidalgo. AMLO sostuvo que algunos inmuebles se encuentran en condiciones precarias y en esos casos se les entregan apoyos para construir una casa nueva; para los tres estados se destinaron 3 mil millones de pesos.