Dentro de los diversos impactos por área derivados de los cortes de agua, el relacionado a la salud es uno de los más importantes, y en específico en el tema dental, sin agua, los especialistas no pueden trabajar; publica MILENIO.

Esto según recalcó Patricia González González, presidenta del Colegio de Odontólogos de Nuevo León, quien dejó en claro que esta crisis acompañada de esta medida estatal impacta de muchas maneras negativas en su trabajo, pues deben de invertir en maquinaria para poder utilizar el agua que almacenan en los depósitos de agua.

“Sin agua no podemos trabajar, como mucha otra gente, pero a nosotros en particular las piezas de mano que usamos, como es alta velocidad, si las usamos sin agua quemamos el diente.

“Hay muchísimas causas por las cuales no podemos trabajar sin agua”, recalcó.

De acuerdo con la especialista, el gremio que lidera fue uno de los más golpeados durante la pandemia del covid-19, esto porque las autoridades ordenaron cerrar los consultorios y después por los protocolos que definieron para poder reiniciar las actividades.

Y ahora con este nuevo escenario de escasez de agua, reiteró, los socios le refieren la desesperación que están viviendo.

“Definitivamente muchos tenemos el privilegio de poder tener cisterna o un tinaco, pero muchos de mis colegas no pueden hacerlo y están sufriendo las consecuencias de no poder trabajar por esa razón.

“Este escenario impacta muchísimo y los socios refieren mucha impotencia y mucha desesperación”, compartió.

Además, dijo, otro punto a tomar en cuenta es que el agua no la pueden usar directo del tinaco, porque trabajan en la boca del paciente.

Y porque el agua, aseguró, se encuentra estancada y tienen que pasarla por algún tipo de filtro más para poder darle uso; comunicó MILENIO.

“No puedes trabajar con el agua del tinaco directo, porque el agua del tinaco está estancada”, remató.

En cuanto a los años recientes, reconoció, el covid-19 pegó de forma importante al gremio.

Ante esta situación tuvieron que adaptar los consultorios y esto les obligó a  invertir mucho dinero, después del que el gobierno les autorizó trabajar.

“Fuimos muy golpeados por el covid, primero porque no fuimos tomados en cuenta como primera necesidad.

“Además, tuvimos que adecuar los consultorios y se tuvo que invertir mucho dinero, y ahora este nuevo escenario impacta muchísimo a las personas que tienen el consultorio en sus casas o en algunas avenidas donde no pueden trabajar, definitivamente”, mencionó.