El Servicio de Administración Tributaria (SAT) no planea hacer cambios a la miscelánea fiscal del siguiente año ni aumentar los impuestos, aseguró Raquel Buenrostro, titular del organismo; reportó MILENIO.

“La buena noticia para todos es que el SAT, para este año, no va a hacer modificaciones, las propuestas únicamente serán las modificaciones de nuevas tarifas por la inflación buscando dar certeza jurídica”, dijo.

En conferencia, refirió que la decisión se tomó después de una reunión que sostuvo con el presidente Andrés Manuel López Obrador y se tiene como objetivo no hacer modificaciones a los impuestos que se cobran en el país a las empresas para que éstas incrementen sus inversiones.

“Tuvimos una reunión con el Presidente… no vamos a hacer cambios en la miscelánea, si ya la gente conoce cuál es el contexto internacional y ya no tiene incertidumbre podremos asegurar que haya más toma de decisiones de las transnacionales para que venga más Inversión Extranjera Directa (IED)”, mencionó Buenrostro.

También, precisó, esta idea de no modificar la miscelánea fiscal busca generar mayores empleos, pues desde que se impusieron nuevas normas al outsourcing ha mejorado la contribución de trabajadores y sus patrones; informa MILENIO.

La titular del SAT aclaró que el organismo actualmente trabaja para disminuir los niveles de informalidad por parte de los “grandes informales, que es el contrabando, la gente que entra e incumple y eso se va a revisar… vamos a seguir trabajando y luego queremos incorporar una parte para los informales grandes, porque en el contrabando se van miles de millones de pesos”.

“Si logramos fortalecer la informalidad con la carta porte, incrementar la base de contribuyentes, eso nos genera un crecimiento sostenido de los ingresos, si logramos terminar el año con una recaudación mayor podríamos pensar en una reforma fiscal”, apuntó.

Buenrostro también refirió que el gobierno actualmente trabaja en grandes proyectos de infraestructura, que cuando se terminen “todos esos recursos van a estar disponibles para nuevas inversiones y también nuevos programas, entonces la ventaja es que en la medida que se acaben los productos de inversión habrá nuevos espacios y ya podremos estar pensando si hay potencial para estímulos como los del proyecto del Transístmico”.

“Vamos el siguiente año sin ningún cambio y que haya certeza de que es lo que va a pasar”, añadió la jefa del SAT.

Imagen portada: Araceli López | MILENIO