Por José Jaime Ruiz.

Alejandro Junco de la Vega sabe que la publicidad gubernamental, tarde o temprano, ahorca al periodismo. Y, sin embargo, practica en sus medios de comunicación (El Norte en Monterrey, Mural en Guadalajara y Reforma en la Ciudad de México) atentados contra el periodismo cuando: uno, jamás se retracta, aunque sus equivocaciones informativas sean evidentes; y, dos, tampoco cita análisis de otros medios o artículos editoriales. Alejandro, en sus cursos anuales a reporteros, podría incluir un apartado de ética, de Deontología.

El Grupo Reforma se “apropió”, sin citar la fuente, de la exitosa pregunta de un reportero de El Deforma (que forma parte de SDPnoticias) en una mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador. “¿Cómo le ha ido en estos primeros 100 días (de gobierno), en términos beisboleros?”, preguntó el reportero identificado como Alejandro, alias el “Púas”. Los periódicos de Junco se apropiaron de la ocurrente pregunta y han estado usando el tema beisbolero para sus encabezados o para editorializar notas. ¿Qué les costaba citar la fuente? Nada. Hasta se verían bien.

El Grupo Reforma se ha dedicado a denostar a sus competidores cada vez que puede, sobre todo a Francisco González, dueño de Multimedios (Milenio), pero también a Televisa y a TV Azteca en las figuras de Ricardo Salinas Pliego y el alto directivo Jorge Mendoza. Como empresario de medios, Alejandro va a la baja, así lo indican los recortes de personal y la caída de su publicidad. Como empresarios, Pancho y Ricardo, al alza.

En Monterrey existe un grupo de Whatsapp donde cohabitan políticos y periodistas. La inclusión y la pluralidad lo animan. Es un grupo que he formado alrededor del medio norestense Los Tubos. Recientemente el periódico El Norte, en notas y columnas, ha aprovechado las posturas de diversos participantes para informar y editorializar acerca de conflictos políticos en Nuevo León. Todo muy bien, o no tanto, porque no citan la fuente. ¿Qué les costaba citarnos? Pues nada. Hasta se verían bien.

La columna “M.A.Kiavelo” equivale, en Monterrey, a “Templo Mayor” de Reforma. Y publicó:

Esta semana escribió el periodista Guillermo Colín en Milenio:

Como administrador del grupo Whasapp de Los Tubos, poco me importa que nos citen. Es un grupo plural donde se convive y se discute. El 5 de septiembre publiqué en SDPnoticias y Los Tubos:

Hoy domingo la columna “M.A.Kiavelo” retoma el trascendido:

“Además del enfrentamiento de figuras tricolores contra Francisco ‘Chispitas’ Cienfuegos por la compra-venta de curules, está la batalla que el susodicho trae de tiempo atrás con Jorge ‘El Azteco’ Mendoza.

“En el búnker priista dicen que este pleito inició cuando ‘El Azteco’ descubrió que el ex Alcalde de Guadalupe lo estaba espiando y tenía videos grabados durante reuniones privadas de Mendoza con personajes políticos, así como otras grabaciones con quién sabe qué propósitos.”

Hace algunos años el área jurídica del Grupo Reforma quiso demandarnos al periodista Omar Elí Robles (Red Crucero) y a mí (Los Tubos) por publicar una fotografía supuestamente de su pertenencia. Omar les demostró que la foto de marras había sido tomada por uno de sus reporteros y que le pertenecía a su empresa, no a El Norte. ¿Qué había pasado? Por compañerismo entre periodistas, el reportero gráfico había compartido su foto con su compañero de El Norte, quien no había tenido testimonio visual de la noticia. ¿Hubo una disculpa de las huestes jurídicas de Alejandro Junco? Nunca.

El gran escritor y cronista Joaquín Hurtado hizo un artículo para Los Tubos de una fotografía esencial de cambio de poderes en Nuevo León entre el exgobernador Rodrigo Medina y el gobernador Jaime Rodríguez Calderón. La foto pertenece al Grupo Reforma. Tomé el teléfono y hablé con la directora editorial de El Norte, Martha A. Treviño. Le pedí autorización para ilustrar el comentario de Hurtado. Me dijo que consultaría con el área jurídica. Minutos después me autorizó, “citando la fuente”, es decir, al periódico El Norte. Lo hice y se registró el testimonio dual.

El grupo de Alejandro Junco es muy feroz, jurídicamente, cuando se reproducen notas, comentarios o fotos de su medio en otros medios. Conservador a ultranza, aún cree en esa propiedad privada en desuso llamada copyright. Fifí a morir, le pone “candados” a su información y tiene fe en que el “periodismo” derrotará al algoritmo. Soberbio extremo, no admite recomponer, retractarse, cuando la riega. No nos faltó entereza, nos faltó humildad, cito de memoria a Octavio Paz.

El algoritmo nos hace convivir, para bien o para mal, a todos. Las benditas redes sociales, esa pedagogía de la 4T que, como frase de homilía, repite el presidente Andrés Manuel López Obrador. Alejandro Junco de la Vega y Alejandro Junco Elizondo deben de repensarse a sí mismos y a su empresa, antes de que arribe la decadencia. Paja y viga, candil público y oscuridad adentro. Hay tiempo para cambiar. Reconocer la diferencia, la diversidad, se les da poco a los conservadores. No creo que se les dé el plagio o que sean simples copiones, el problema es más profundo: la carencia de profesionalismo en mostrar análisis y obtener trascendidos. Como habitué del Grupo Reforma… espero que reconsideren y les empiece a ir bien. Los tiritititos son para el futbol, no para el periodismo.

@ruizjosejaime

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.