Por Francisco Tijerina.

“El hombre se precipita en el error con más

rapidez que los ríos corren hacia el mar”

Voltaire.

Natural y previsible era el escenario de problemas en la elección de consejeros de Morena este fin de semana en distintos estados del país.

Formado con integrantes de todas las corrientes habidas y por haber, desilusionados por no encontrar espacios en otras instituciones, pero también desechos de partidos, tránsfugas, candidatos perdedores y cartuchos quemados, Morena termina siendo un “tutti-fruti” al que la inmensa mayoría se ha aprestado a ingresar con un solo propósito: conseguir un hueso o una candidatura.

Sus líderes reales son unos cuantos que han trabajado a la vera del Presidente, pero en el interior del país muchos se sienten dueños de Morena y es ahí donde empiezan los problemas porque buscan influir en todo, desde la elección de la dirigencia nacional, hasta designar candidatos en futuras elecciones.

Viven los mismos procesos que en su momento ocurrió en el PAN cuando a miles a lo largo y ancho del país les entró urgencia por vestirse de azul y blanco.

Antes, en el PRI ocurría algo similar, aunque hay que decir que en el caso del tricolor tuvieron durante décadas el ingrediente secreto: la disciplina partidista que los hacía terminar obedeciendo las directrices emanadas de las alturas y apechugar cuando las cosas no salían como algunos esperaban. Cuando se acabó ese elemento, se destruyó el PRI.

En el caso del blanquiazul el control duró un poco más, pero terminó sucediendo lo mismo, igual que pasó con el PRD. La lucha por el poder los hace matarse entre ellos mismos.

Lo interesante hoy es la meteórica vida de un partido que llegó con inusitada velocidad a convertirse en la primera fuerza electoral en el país y, también, con la misma rapidez que ha comenzado su degradación por las luchas intestinas.

¿Podrán salvar el escollo y reagruparse sometiendo a los desbocados para mantener el control y seguir avanzando?

De otra manera vivirán como “Pancho López” el de la canción que duró sólo nueve años al vivir la vida como un ciclón.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.