La Organización de la Naciones Unidas advirtió que el crimen organizado suplantó las funciones del Estado en el combate a la pandemia por Covid-19 en la zona norte de México.

De acuerdo con el Informe anual de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el crimen organizado obligó a las personas a mantenerse dentro de sus hogares con

  • Toques de queda
  • Cuarentenas

Además de entregarles los servicios básicos durante la pandemia.

El informe de la ONU detalla que el crimen organizado distribuyó paquetes de ayuda con las siglas de los cárteles durante el 2020. También dio diferentes ayudas sociales para ganarse a la población y buscar relevos generacionales para sus organizaciones.

Por otra parte, la ONU prevé que, por la crisis en México derivada del Covid-19, el crimen organizado aumente su presencia entre la población más pobre.

Suplantación fue por falta de presencia institucional

De acuerdo con Javier Hernández, titular de los programas de drogas y crimen de la ONU, la suplantación del crimen organizado se debe a la falta de presencia institucional. Esta falta de presencia se vuelve más notoria en zonas donde el mercado de la droga es muy activo.

Además, aseguró que, al suplantar las funciones del Estado, el crimen organizado genera fidelidad por parte de la población, sobre todo en las zonas remotas.

Javier Hernández también afirmó que el crimen organizado está tomando estas funciones también en otras partes del mundo como

  • El Salvador
  • Guatemala
  • Sudamérica
  • Brasil
  • Colombia
  • Venezuela

Crimen organizado usó redes sociales para dar apoyos por la pandemia

El informe de la ONU resaltó que el crimen organizado utilizó las redes sociales para publicar actividades como los repartos de:

  • Despensas
  • Electrodomésticos
  • Juguetes

Todo para ganarse la confianza de la población vulnerable debido a la falta de recursos.

La ONU además resaltó que el crimen organizado ha llenado el vacío económico que dejó la pandemia por Covid-19 y lo usaron como una ventaja para ejercer control social en las comunidades. Esto a través de acciones de solidaridad y cuidado por encima de la coacción

Con información de Milenio

Fotografía: Carlos Alberto Carbajal