Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Como digo una cosa, digo la otra”
La Chimoltrufia

Avanza el tiempo y en el manejo diario del lenguaje cotidiano que escuchamos y leemos en los medios masivos de comunicación, existen frases hechas que no dejan de causarme risa porque si las analizas a fondo te das cuenta de que no tienen razón de ser.

Con suma frecuencia escuchamos que un grupo de migrantes indocumentados “fue rescatado” por policías cuando eran transportados de manera oculta en un tráiler o bien fueron descubiertos en un hotel o una bodega.

Hasta ahí todo muy bien y qué bueno que los representantes de la ley salvaron a esas personas, sin embargo lejos de “rescatarles”, les han echado a perder su sueño y en casi todos los casos han terminado por sepultar aquella fuerte cantidad de dólares que los “polleros” les cobraron por cruzar la frontera y adentrarlos a los Estados Unidos.

Y no puede ser “rescate” porque a diferencia de los que llegaron solos y nadie detuvo, a los que agarran en este tipo de acciones los deportan de nuevo y los envían al mismo sitio del que salieron huyendo en muchos de los casos por la violencia, de forma que lejos de “rescatarlos”, los mandan al matadero.

Si la frase es incongruente, la actuación de nuestras autoridades lo es aún más, porque para unos hay un trato, apoyo y facilidades y para otros solamente la deportación.

Como La Chimoltrufia de Chespirito: “¿Para qué digo que no, si sí? Así como digo una cosa, digo la otra”.

ftijerin@rtvnews.com