El Congreso del estado aprobó una reforma a la Ley de Protección y Bienestar animal que prohibe toda alteración con el objeto de transformar su apariencia o conseguir un fin estético.

Por unanimidad de votos, el Pleno del Congreso local aprobó una reforma a Ley de Protección y Bienestar Animal para la Sustentabilidad del Estado que prohíbe que las personas perforen, pongan piercings, tatúen o corten las colas de sus mascotas domésticas, haciéndoles un daño físico; reportó MILENIO.

En sesión ordinaria en el Teatro de la Ciudad de Linares, Nuevo León, el diputado panista, Eduardo Leal, leyó el dictamen que contiene la reforma impulsada por Heriberto Treviño, coordinador del PRI y de la activista Claudia Tapia, sobre la crueldad animal parcial o total de su cuerpo, la alteración de su integridad física con el objeto de transformar su apariencia o conseguir un fin estético, tortura, envenenamiento, tormentos, privación habitual o continua del sustento necesario para el animal.

“Tal como el agua, alimento, atención médica o refugio, dar muerte por métodos no previstos en esta Ley, que los cause o promueva que se trate de esta manera a cualquier animal.

“Artículo 27. Será sujeto de sanción cualquier acto de maltrato o crueldad contra los animales, cuando afecten su salud o apariencia física, altere su comportamiento o instinto natural o le causen la muerte”, establece la reforma.

También, mutilar total o parcialmente cualquier parte del cuerpo de un animal, alterar su integridad física, así mismo las intervenciones quirúrgicas cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal con fines estéticos; resaltó MILENIO.

¿Cómo qué?

a) La mutilación de la cola o rabo

b) La mutilación de las orejas

c) La sección de las cuerdas vocales

d) La extirpación de uñas y dientes

e) Cualquier otra que altere su integridad física, su comportamiento o instinto natural.

“Salvo que sea por cuestiones de salud, control natal, identificación o marcaje de la especie de que se trate o sea por motivos de piedad, lo cual deberá acreditarse”, decretaron.

Tampoco se puede alterar de manera temporal o permanente la piel de los animales domésticos mediante la realización de tatuajes con fines estéticos.

A favor del dictamen se pronunció la diputada local del PRI, Ana González González, al señalar que los animales merecen ser tratados con respeto y deben tener derecho a la atención, a los cuidados y la protección del hombre.

“Los animales son seres sintientes, por lo que cualquier mutilación conlleva un sufrimiento o dolor, en este sentido las iniciativas del presente asunto son susceptibles de aprobación, teniendo en cuenta que ningún animal debe ser sometido a malos tratos ni a actos crueles y que la experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico además de ser incompatible con los derechos del animal”, apuntó González; informó MILENIO.