Por Francisco Tijerina Elguezabal

“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.” // Henry Ford

¡Vaya, vaya, vaya!

Resulta que la Estación Alameda del Metro hubo de ser cerrada hasta el viernes próximo debido a que se presenta humedad en el túnel que afecta el recubrimiento de la loza que ha comenzado a desprenderse.

Eso es lo que dice Abraham Vargas, director de Metrorrey, quien agregó que también en la Estación Padre Mier tienen problemas.

Lo interesante del caso es que los problemas de “humedad” se presentan en la peor época de sequía de los últimos tiempos en Monterrey, de manera que la humedad no puede venir de otra parte que no sea las múltiples fugas que presenta el servicio de suministro de Agua y Drenaje de Monterrey.

Y sí, que bueno que el señor Vargas atienda, por fin, los problemas del techo cayéndose en una de sus estaciones, aunque debió de haberlo hecho desde el primer momento y no cuando ya casi se le viene el mundo encima o cuando un pedazo de loza le cayera en la cabeza a un usuario.

Pero más importante que eso es resolver el origen del asunto y exigirle a Agua y Drenaje que arregle el evidente desperfecto que ocasiona daños, además de hacerse responsable del pago de los desperfectos provocados.

Igual ocurre con la “limpieza” de los pozos someros en distintos puntos de la zona metropolitana en los que para “limpiarlos” extraen agua que absurdamente tiran a la calle.

Uno entiende que deban limpiar el pozo para extraer agua que pueda servir para el consumo humano, lo que no se puede permitir es que la desperdicien y no la conserven para reuso y, aún mucho peor, el que la boten sobre las calles provocando daños al pavimento que se convertirán en enormes baches y socavones de los que la paraestatal no se hará cargo ni arreglará.

El agua es la prioridad del momento, pero eso no significa que nadie les pare un alto a sus tropelías y abusos que, en buena medida, son la causa de todos nuestros problemas.

ftijerin@rtvnews.com