En el marco del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, la diputada local de Movimiento Ciudadano, Iraís Reyes, presentó una iniciativa de reforma al Código Penal de Nuevo León con el fin de castigar con dos a cinco años de prisión a quien imparta u obligue a otra persona a recibir terapia de conversión; informó MILENIO.

Quien imparta u obligue a otra persona a recibir terapia de conversión, se le impondrán de dos a cinco años de prisión. Las terapias de conversión parten de la idea de que algo debe corregirse. Ninguna persona debe ser sometida por medio de la violencia a cambiar quién es.

“La comunidad LGBTIQ+ ha sido históricamente discriminada, por lo que nuestro marco legal debe prohibir prácticas crueles, inhumanas y degradantes”, expuso Reyes.

Imagen portada:  Juan Carlos Bautista | MILENIO