El hidrogeólogo de la UANL, Héctor de León, explicó en entrevista con la plataforma MILENIO-Multimedios, que en la Sierra Madre Oriental hay el líquido para garantizar el abasto

Mientras el gobierno del estado planea revivir el proyecto hídrico para traer agua del río Pánuco, el hidrogeólogo Héctor de León afirmó que las autoridades deberían incursionar en la Sierra Madre Oriental, donde hay “una mina de agua” que podría garantizar por años el abasto en la entidad; publicó MILENIO.

El catedrático de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) explicó que en las montañas hay yacimientos cuya agua es de mejor calidad que la del Pánuco.

«Aquí tenemos el agua en cantidad y calidad. Y los ejemplos los tenemos, simplemente con las fuentes subterráneas como lo son el socavón de San Francisco, los túneles de la Cola de Caballo, entonces, ahí podemos seguir haciendo ese tipo de construcciones y obras hidráulicas, sin tener que irnos tan lejos con el proyecto de Monterrey VI de traer agua contaminada del río Pánuco», expresó en entrevista para la plataforma MILENIO-Multimedios.

El hidrogeólogo detalló que la lluvia que cae en la sierra ingresa por las cavernas y las fracturas de las montañas y ahí se almacena; informó MILENIO.

«Es necesario adentrarse a realizar los estudios hidrogeológicos a detalle en toda esta área que tenemos como reserva natural importantísima y que es ahí donde se encuentra esa mina de agua como tal.

«Tenemos que proyectar estos estudios a corto y a largo plazo en diferentes escenarios de tiempo», detalló.

Para realizar un proyecto de esta magnitud dijo que se requieren estudios a lo largo de los 80 kilómetros de dicha sierra, pero a decir del catedrático, tiene mayor factibilidad que el proyecto del viaducto desde el Pánuco; señaló MILENIO.

«Ese es otro problema, que hay que bombear el agua y luego hay que tratarla, que a la larga ese proyecto sería incosteable. Aquí tenemos el agua, aquí en casa, aquí están las reservas importantes en calidad y cantidad. Lo único que tienen estas aguas de la Sierra Madre Oriental son concentraciones altas de carbonatos, las cuales se pueden disminuir con un tratamiento sencillo», afirmó.

Otra problemática que señaló De León del proyecto, es la calidad del agua.

«La cuenca del río Pánuco al final capta toda una serie de características de agua con cierto grado de contaminación», indicó.

Cuidado con extracción del río Santa Catarina

El hidrolgeólogo de la UANL, Héctor de León, indicó que el agua que se ha comenzado a extraer de los pozos someros de la Macroplaza podría no ser de la mejor calidad para consumo humano, pues el líquido es parte de lo que se filtra del río Santa Catarina, el cual tiene una contaminación excesiva; publicó MILENIO.

«Habría que investigar la calidad del agua que se está obteniendo de los pozos, porque el río Santa Catarina tiene un grado de contaminación.

«Y qué parte de esas aguas son recuperadas a través del acuífero de poros y gravas que tenemos ubicados en la Macroplaza y parte de esas aguas están moviéndose hacia esos pozos como tal», dijo.

Ante el plan emergente del estado, el especialista advirtió que el agua que se obtenga de los pozos someros de la Macroplaza podría tener sustancias dañinas para la salud.

«Hemos documentado más de 154 descargas de todo tipo, domésticas, municipales e industriales, desde San Pedro hasta Guadalupe. Son descargas que van directamente al río Santa Catarina y al acuífero de poros y gravas que recarga esa zona de la Macroplaza, así como también una serie de materiales pesados que se han detectado como plomo, arsénico, cromo y los contaminantes emergentes como bisfenoles, cocaína e ibuprofeno», añadió.

Pese a que el agua de los pozos someros pasará por la planta de San Roque, dijo que el líquido podría mantener restos de materiales pesados; informó MILENIO.

«Definitivamente la parte bacteriológica es eliminada, y sobre la parte de metales pesados que pueda contener, algunos de ellos sí son eliminados a través del proceso de sedimentación, pero no todos son retirados y algunos de ellos es muy probable que se tengan en las tuberías de la distribución», agregó.

Debido a lo anterior, las autoridades estatales deberán vigilar y controlar las descargas que se hagan en el río, expresó el doctor Carlos Velazco-Macías, presidente de la Comisión de Biodiversidad en el Consejo Estatal de Flora y Fauna Silvestre de Nuevo León; señaló MILENIO.

«Cualquier descarga de tipo líquido e incluso también cuestiones plásticas pueden llegar a afectar estas fuentes de agua. Entonces, todo lo que llega el río Santa Catarina nos va a impactar en la forma en que estamos consumiendo nuestra agua», dijo.

Imagen Portada:  R. ALANÍS Y V. GONZÁLEZ | MILENIO